¿QUÉ ES LA TÉCNICA?… ESE JARDIN.

CAJA DE HERRAMIENTAS

Sé que voy a “meterme en un jardín”, como suele decirse, al hablar de este tema y también sé que no todo el mundo estará de acuerdo con mi opinión, pero creo que si somos capaces de bajarnos de nuestra nube y pensar en el que tenemos enfrente, por ejemplo un alumno, siento que le haremos un gran favor al darle una perspectiva práctica y coherente sobre lo que es la técnica a la hora de tocar un instrumento como la batería, sin llenarle la cabeza de pájaros.

Como suelo explicar a mis alumnos en su primer día de clase conmigo, la técnica es una herramienta que debería cumplir, principalmente, con dos objetivos (explicados abajo) que, entendiéndolos, pueden llevarte tan lejos como quieras. Dependerá exclusivamente de ti y ahí comienza la primera meta que el alumno debe plantearse, para que no se convierta en una carrera competitiva contra nadie, sino un autoconocimiento de hasta dónde puedes hacer y qué puertas tienes que abrir para dar el siguiente paso hacia tu siguiente objetivo.

Primer Objetivo: La técnica la defino como herramienta porque es el paso intermedio entre lo que pensamos y lo que finalmente suena. Por ejemplo. Si tuviéramos que construir un mueble y dispusiéramos de las herramientas adecuadas (martillos, clavos, tornillos, etc.,) además de una buena idea sobre cómo construir dicho mueble, tendríamos muchas posibilidades de que éste fuese terminado con éxito. Quisiera enfatizar lo de “buena idea”, ya que considero que es ingrediente indispensable para conseguir un resultado final, no digamos bonito o feo, pero al menos sí personal.

La técnica no es un fin en sí misma, necesitamos ideas (conocimientos rítmicos, melódico-armónicos, improvisatororios, etc.,). En el caso de no disponer de las herramientas adecuadas para construir dicho mueble, con una buena idea podríamos terminarlo igualmente pero, probablemente el resultado final no sería tan “limpio” o preciso como lo teníamos en la mente.

Por lo tanto nuestro primer objetivo, en referencia a la técnica, sería conseguir desarrollarla tanto como necesitáramos en base al objetivo musical que necesitemos alcanzar, lo cual considero que es el primer paso a plantearnos. Entonces, si nuestra técnica hace que podamos desarrollar y alcanzar esa meta musical, podríamos decir que nuestra técnica es correcta y suficiente ya que cubre esta necesidad. Si posteriormente no fuese así, entonces tendríamos que plantearnos qué aspectos técnicos deberíamos trabajar para poder alcanzar esa meta musical. Yo por ejemplo tengo muchas ideas guitarrísticas o pianísticas, pero no dispongo de la técnica para llevarlas a cabo, con lo cual tengo que utilizar otros recursos para poder desarrollarlas.

Segundo Objetivo: Necesitamos técnica para no hacernos daño. Es tan simple como eso. Como dije antes, podemos terminar un mueble con una buena idea y sin las herramientas adecuadas (clavar con un alicate, atornillar con la mano, utilizar clavos en vez de tornillos, etc.,), pero hay muchas posibilidades de hacernos daño y éste es un dato a tener muy en cuenta cuando nos dedicamos a tocar un instrumento de forma continuada, ya que, puede arruinarnos nuestra carrera musical.

Pienso que, si cualquier músico tuviera estos dos conceptos claros, mejoraría considerablemente su técnica y no se vería envuelto en una tediosa y cíclica práctica del instrumento sin objetivos musicales realmente trascendentes.

Y ahora, de regalo un video sobre técnica de doble bombo, con un bombo.

Car Rental Rates Cairns avis car rental coupons canada 2011