Estructuras Rítmicas en la Improvisación

Basado en el curso Creacion Rítmica, este trabajo es el proyecto final realizado y aprobado por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid durante el postgrado “Creación e Interpretación Musical” presentado como preámbulo de lo que será una tesis doctoral. Ver mas >>>

El Ritmo: Motor de la Musica.

Creación e improvisación ritmica para todos los instrumentos. Entenderas el ritmo como nunca antes. Ver mas >>>

Cursos de bateria para niños (A partir de 10 años)

La mejor opción online para extraescolares Ver mas >>>

 

PROCESOS METODOLÓGICOS 7 Y 8

1.7.         Transiciónentre distintos valores de nota. Metodología
El objetivo del siguiente ejercicio es ayudarnos a fortalecer esos puntos de transición entre un valor de nota y el valor que le precede o antecede y así no caer en el error de tener que, en el mejor de los casos, ajustarnos al metrónomo y como consecuencia producir tirones en nuestra interpretación. Esta fluctuación del tempo es algo que queremos evitar como primer objetivo de este ejercicio

El ejercicio consta de tocar una progresión (en un principio en la caja) pasando por todos los valores de nota, ida y vuelta, es decir, en una dirección y en la contraria. Al mismo tiempo que lo tocamos, seremos capaces de cantar el valor de nota anterior y el siguiente. De este modo podremos ajustar con mucha más precisión la siguiente figura rítmica que vayamos a tocar.

Este ejercicio lo vamos a tener muy en cuenta, ya que lo utilizaremos como punto de partida para otros que explicaré en la sección de improvisación. Por tanto, para sacar el mayor provecho posible, es importante prestar atención a las siguientes indicaciones, para así, asimilarlo correctamente:

·         Estudiaremos a velocidad de 40 bpm y no se incrementará la velocidad, de momento.

·         Como primera opción, tocaremos el ejercicio con manos alternadas, empezando cada ciclo siempre con la misma mano y acentuando la primera nota del mismo.

·         Comenzaremos estudiando el ejercicio con cada valor de nota independientemente, es decir, sin tener en cuenta los demás. De este modo nos aseguraremos de ajustar perfectamente todas las notas de una figura rítmica concreta.

·         Posteriormente pasaremos de un valor de nota al siguiente (sin olvidar contar) pensando que el objetivo es que esta transición sea lo más fluida posible y creando la mínima inestabilidad en el tempo.

·         Prestaremos especial atención al ciclo de tresillos de negra ya que este valor de nota es el que nos condiciona para tocar dos compases en el resto de las figuras, y así conseguir que el acento que se toca en la primera nota de cada cuatro nos vuelva a coincidir en el primer tiempo del compás. Esto ocurre debido al desplazamiento rítmico que se genera.

El sistema de conteo que propongo para tocar estos ejercicios está ilustrado en el ejercicio de arriba.

El hecho de contar mientras tocamos nos va a servir en principio para dos metas importantes:

1.    Ajustar los valores de nota con total precisión, interiorizándolos desde antes de tocarlos.

2.    Conseguir (sobre todo en el cambio entre corchea y tresillo de corchea, en ambas direcciones) crear el efecto tan interesante y del que profundizaré en otra sección del tres y dos simultáneamente (o superpuesto), tan común en la música folclórica. De este modo, por ejemplo tocaremos corcheas (binario) y cantaremos el siguiente valor de nota que es tresillo de corchea (ternario) o viceversa, asimilando así el efecto anteriormente mencionado.
1.8.         Recursos técnicos aplicables al desarrollo del tempo interno
Por último, añadiremos ciertos aspectos técnicos al concepto recién expuesto. Es importante destacar el resultado musical inmediato que se puede obtener con su óptima aplicación. Consideraremos de gran importancia el hecho de que cualquier recurso técnico tenga una clara aplicación musical, ya que la técnica como tal, es la herramienta que hace de intermediaria entre nuestro pensamiento musical y lo que finalmente conseguimos que suene.

El recurso que propondremos es el Paradiddle (secuencia de golpes sencillos y dobles con estructuras definidas). En un primer momento el paradiddle que podría ser: DIDD/IDII, DDID/IIDI, DIID/IDDI, o cualquier otra combinación que se nos ocurra, no pasaría de ser una especie de trabalenguas de la técnica patrística si no tuviera una aplicación musical inmediata (que de hecho tiene infinidad). Hemos de añadir por lo tanto que, en términos generales, un recurso como el paradiddle nos va a permitir poder manejar gran cantidad de combinaciones de golpes dobles y sencillos en las manos con el fin de poder combinar éstos a nuestra voluntad y así poder desplazarnos, en un futuro, por toda la batería utilizando cualquier mano, todo esto a nuestra voluntad y de un modo automático (sin tener que pensarlo previamente).

Por lo tanto, la metodología que emplearemos será simplemente permutar o mover el acento que tocábamos en la primera nota de cada grupo de cuatro y tocar un paradiddle que se adapte a ese acento, facilitándonos así futuras orquestaciones sobre la batería. Una vez controlemos todas las permutaciones de acentos con todos los valores de nota, se nos abrirá un horizonte muy interesante para poder crear fills, solos de batería, etc.

Nos llevaría decenas de páginas el escribir todas y cada una de las combinaciones posibles, con lo cual, nos limitaremos a reflejar a modo de ejemplo dos muestras de cada acentuación, pero teniendo en cuenta que se debe aplicar a todos los valores de nota anteriormente expuestos.

Tomaremos como ejemplo el valor de negra, por ser éste el más fácil de ver y el que muestra la célula rítmica en su estado más sencillo para su entendimiento. También elegiremos el valor de tresillo de negra, por ser éste quizás el más complicado de entender, ya que nos crea un desplazamiento rítmico debido a la distribución de los acentos de la célula rítmica.

·         Acento en la primera nota (D I D D – I D I I)

·         Acento en la segunda nota (D I D D – I D I I)

·         Acento en la tercera nota. Nuevo paradiddle (D D I D – I I D I)

·         Acento en la cuarta nota. Nuevo paradiddle (D I I D – I D D I)

Con una pequeña variación desarrollaremos este concepto un escalón más arriba. Añadiremos un acento inmediatamente después de cada uno de los anteriores, es decir, tocaremos dos acentos seguidos y los iremos permutando, aplicando el mismo concepto que antes.

Por cuestiones prácticas, solamente tocaremos dos acentos utilizando el recurso de los paradiddles ya que, de este modo, le sacaremos mejor provecho al tener siempre dos golpes sencillos, a los cuales les pondremos uno o dos acentos y sólo dos golpes dobles que nos servirán para tocar el relleno (o notas fantasma por ejemplo) de un modo mucho más fluido. Este sería el resultado:

·        Acento en las dos primeras notas (D I D D – I D I I)

·         Acento en segunda y tercera nota (D I D I – I D I D)

·         Acento en tercera y cuarta nota (D D I D – I  I D I)

·         Acento en primera y cuarta nota (D I I D – I D D I)

VOLVER AL ÍNDICE

Deja un comentario

Car Rental Rates Cairns avis car rental coupons canada 2011