Estructuras Rítmicas en la Improvisación

Basado en el curso Creacion Rítmica, este trabajo es el proyecto final realizado y aprobado por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid durante el postgrado “Creación e Interpretación Musical” presentado como preámbulo de lo que será una tesis doctoral. Ver mas >>>

El Ritmo: Motor de la Musica.

Creación e improvisación ritmica para todos los instrumentos. Entenderas el ritmo como nunca antes. Ver mas >>>

Cursos de bateria para niños (A partir de 10 años)

La mejor opción online para extraescolares Ver mas >>>

 

PROCESOS METODOLOGICOS 4, 5 Y 6

1.4.         Trabajar junto al metrónomo. Metodología
El siguiente grupo de ejercicios que voy a proponer, es imprescindible estudiarlos de un modo progresivo ya que, si bien son fáciles de entender, son tremendamente difíciles de realizar con la agudeza requerida para conseguir así los resultados buscados.

Comencemos prescindiendo de algunos de los tiempos que suenan en el metrónomo. El primer paso, por tanto, sería omitir los tiempos 2 y 4 del compás.

En ciertos estilos, como el swing, omitiremos los tiempos 1 y 3.

De este modo, habremos conseguido recorrer la misma distancia, con la mitad de ayuda. Basta intentar este ejercicio sobre un tempo de 40 bpm por ejemplo, para darnos cuenta de que la interpretación del ejercicio en cuestión su vuelve muy inestable y, por tanto, que necesitamos sentir todo ese espacio entre los clics de metrónomo para poder mantener el tempo.

Así, estaremos forzándonos a adquirir la responsabilidad de mantener una velocidad dada, con nuestros propios recursos de subdivisión, etc., en vez de rectificar nuestra interpretación dependiendo de cuánto nos desajustamos con respecto al metrónomo.

Todo este proceso nos llevará a apoyarnos del metrónomo cuando lo necesitemos, pero también a prescindir del mismo cuando no, afectándonos este cambio lo mínimo posible.

El siguiente paso es prescindir del clic del tercer tiempo, con lo cual, el espacio en el que tenemos que aprender a caminar sin ayuda aumenta considerablemente. Esta fase es realmente complicada y los resultados no se consiguen, por tanto, en un espacio corto de tiempo. Sin embargo, con la debida dedicación, los resultados que se consiguen son grandes. Realmente nos hacemos fuertes en el control del tempo.

Con el desarrollo de esta metodología hemos conseguido crear algunos ejercicios muy interesantes, los cuales nos irán exigiendo cada vez más precisión de nosotros mismos. Por ejemplo, podemos desplazar el clic del último ejercicio por las diferentes posiciones de corchea dentro de compás. Así ocurrirá que dejaremos de escuchar el clic del tiempo 1, el cual nos aporta mucha estabilidad, la misma que debemos seguir teniendo aunque no lo oigamos. De nuevo, los resultados que se consiguen son impresionantes.

Cuando en nuestra interpretación no tenemos el suficiente control del tempo y los espacios entre clics en el metrónomo son grandes, en nuestro interior comenzamos a sentir una inseguridad que hace que nos desboquemos en nuestra interpretación, como lo haría un corredor que intenta llegar a la meta antes que su compañero de al lado. ¿Llegaremos junto al metrónomo o nos habremos perdido por el camino?

Los metrónomos quedarían colocados de la siguiente forma.

 

 

En el caso de tocar al estilo swing, estas corcheas deberán sentirse atresilladas (corcheas swing).

1.5.         Otras variaciones de metrónomo
A continuación, se proponen algunas ideas aún más desarrolladas sobre cómo utilizar el metrónomo para sacar el máximo provecho del mismo. Los siguientes ejemplos están basados en el hecho de programar una figura concreta y probablemente poco común, que estará sonando al tiempo que tocamos un ritmo o cualquier otro ejercicio que estemos estudiando.

El metrónomo aquí se convierte en un elemento más dentro de la música, el cual nos aporta un conocimiento extra sobre la interacción de nosotros mismos con determinadas figuras rítmicas, las cuales llegaremos a entender mejor gracias a esta interacción mencionada. El carácter puramente performativo que adquiere la asimilación de las mismas, es evidente y sólo se comprende cuando se practican dichos ejercicios.

Tresillos de negra

Tresillos de blanca

Clave 2:3 (Son cubano)

Clave 3:2 (Rumba cubana)

A aportaremos algunas ideas para compases de ¾. La polirritmia que se crea es muy interesante. Por otro lado no es nada fácil aplicar a nuestro estudio diario estas figuras mientras practicamos cualquier tipo de ejercicio.

Cuatrillos:

Tresillos de negra: Sonaría un compás a tierra y el siguiente en la contra.

Estos son solo algunos ejemplos entre muchos otros que con algo de imaginación se pueden crear. El objetivo final siempre es poder ser capaz de escuchar una figura cualquiera, que tenga relación con el compás y estilo que estemos tocando y tocar encima mientras suena. Esto nos proporcionará mucha fuerza rítmica interna.

1.6.         Cambios en el valor de nota. Control en la interpretación
Este será el último tópico que trataré dentro del apartado de Tempo Interno. La situación que a continuación expongo es muy común entre los músicos (no sólo bateristas) por lo cual, yo personalmente he dedicado muchas horas de mi estudio a tratar de encontrar soluciones, con la metodología que a continuación propongo.

A todos nos ha ocurrido en alguna ocasión, tocando con una banda en prácticamente cualquier contexto, o simplemente estudiando en casa con el metrónomo, que cuando tocamos un fill de batería (digamos por ejemplo para pasar de la sección A, a la B) ocurre que nuestro tempo, que en un principio era estable y regular, de repente se ve afectado de un modo, más o menos brusco, y desencadenando un aumento o una disminución de la velocidad promedio que veníamos tocando.

Esto, para nuestra tranquilidad, nos ha ocurrido a todos en alguna ocasión, es más, es un problema bastante común y desde luego no es patrimonio exclusivo de los bateristas, ya que por el contrario, le ocurre a cualquier instrumentista aunque no sea exactamente del modo que acabo de describir, pero sí probablemente en otros que a continuación paso a mencionar.

Tanto para unos como para otros, el problema se desencadena, fundamentalmente, en los lugares o puntos de nuestra interpretación en los que hay cambios de valor de nota, o sea, en la mayoría de las interpretaciones que realizamos.

En el caso de los bateristas, por ejemplo, venimos tocando un ritmo típico de corcheas en el charles, bombo 1 y 3 y caja en 2 y 4 (por hacer referencia a un ejemplo sencillo) y de repente tenemos que tocar un fill para pasar a la parte B del tema. Este fill, digamos que podría estar construido con figuras de semicorchea o tresillos de semicorcheas. Pues bien, en este punto de cambio de valor de nota es donde se producen gran parte de las inestabilidades en nuestra interpretación.

En el caso de cualquier otro instrumentista, esta inestabilidad podría venir en el momento en el que tenga que tocar alguna frase con figuras diferentes a las del ritmo base que lleva durante un tema (figuras obligadas o melodías, por ejemplo).

VOLVER AL ÍNDICE

Deja un comentario

Car Rental Rates Cairns avis car rental coupons canada 2011