TIEMPO INTERNO. PARTE 1

Este artículo lo escribí para la prestigiosa revista Music:Life en el año 2005.

Las siguientes reflexiones fueron el germen de lo que hoy se ha convertido en parte del libro «Estructuras Rítmicas en la Improvisación» que puedes conseguir gratis pulsando aquí.

Tiempo Interno- parte I

Me gustaría aprovechar esta oportunidad que me brinda Sound Check para hablar sobre algo que muchos bateristas (aunque sea algo que afecte a todos los músicos) nos cuestionamos frecuentemente, ¿Cómo puedo desarrollar mi tiempo interno?. Hay otras preguntas sobre este mismo tema que se me plantean a diario en las clases de batería, que son igualmente importantes y que además convergen en un mismo problema y/o solución del mismo. ¿Por qué puedo seguir el metrónomo, pero cuando toco yo solo no mantengo un tiempo estable?, ¿Es importante el uso del metrónomo?, ¿A qué velocidad debo estudiar?.

Para mí, hay otra pregunta también muy importante que yo les planteo a los alumnos, ¿Sabes realmente como utilizar el metrónomo en tu estudio diario?. Pues bien, esto que puede dar pié a una respuesta simple, es en realidad la clave de nuestro primer paso hacia un trabajo serio y en profundidad sobre el uso del metrónomo y como esto va a afectar en nuestra formación como baterista. Al igual que se suele decir que la norma se puede romper una vez sabida, el objetivo final será poder prescindir a voluntad del metrónomo una vez que hayamos hecho un estudio completo con él, teniendo siempre en cuenta que nadie, afortunadamente, es una máquina.

 En los sucesivos artículos hablaré de diferentes temas (lectura en profundidad, estilos, planificación diaria del estudio, etc) y en todos ellos estará incluido como factor común importante el uso del metrónomo.

 Bien, es hora de ponernos en marcha, y nunca mejor dicho, ya que poder mantener un tiempo estable es muy similar a poder caminar, al igual que el modo de aprender ambas cosas no es muy diferente.

 Imaginemos un niño el cual tiene que andar una distancia corta cualquiera. Lógicamente al segundo o tercer paso habrá caído, por no mencionar la inestabilidad con la que habrá logrado dar esos pasos. Ahora ayudémosle a caminar situando a cuatro personas, dos a cada lado, separadas por distancias iguales, como indica el gráfico.

Estas personas podrán ayudar a que pueda llegar al final del recorrido aunque

sus pasos no hayan sido seguros ni estables. Con el tiempo, podrá hacerlo sin que nadie intervenga en su recorrido.

Probablemente en este punto habrás podido hacer una similitud entre este ejemplo y lo que un baterista que nunca ha utilizado un metrónomo, debe hacer para poder tocar un compás de ritmo con estabilidad. Efectivamente, como se ve en el gráfico de arriba, si establecemos en un compás de 4×4 cuatro pulsos de metrónomo, estos estarán haciendo de algún modo la labor de reencaminarnos cuando en mitad de un compás nuestro tiempo se haga inestable. Seguramente, con el estudio diario conseguiremos poder llevar un tiempo constante, como la gran mayoría de los baterías pueden hacer cuando siguen un metrónomo. Pero es importante saber que, poder seguir un metrónomo no significa necesariamente tener buen tiempo interno.

Así pues, los problemas empiezan a surgir cuando no tenemos el metrónomo como mencionaba al principio o si la distancia entre las notas que marca (en este ejemplo negras) es mas grande o lo que es lo mismo, la velocidad es menor, como se indica en este gráfico.

En el segundo caso nuestras “ayudas” estarán mas lejos y la inestabilidad volverá a aparecer, por lo tanto es hora de poner soluciones a esto:

Es importante acostumbrarnos a estudiar a velocidades muy lentas (40 bpm) y si apreciamos inestabilidad o imprecisión a la hora de tocar ritmos, rudimentos o cualquier otro ejercicio, recomiendo programar el metrónomo o caja de ritmos de tal modo que suenen, por ejemplo, las cuatro semicorcheas de todos los pulsos hasta que nos ajustemos a ellas con seguridad. Progresivamente y como parte del objetivo principal, prescindiremos de ellas y programaremos las corcheas, hasta que también estemos cómodos con esta subdivisión, hasta llegar por fin a las negras. Esta técnica es muy recomendable sobre todo para aquellos que se acaban de iniciar, ya que les obliga a ser precisos en la ejecución de sus golpes, aunque también es válida y recomendable para cualquiera que desee utilizarla para mejorar su precisión. Sobre todo, no tengas prisa en pasar de un paso al siguiente, no importa cuanto tardes, ya que de otro modo estarás automáticamente expuesto a frustraciones, las cuales queremos evitar a toda costa.

El siguiente objetivo fundamental es conseguir prescindir de las “ayudas” que el metrónomo nos ofrece entre un compás y otro, de igual modo que el niño deberá en un futuro recorrer distancias mas largas sin ninguna ayuda. Por lo tanto el siguiente paso es omitir dos de los cuatro golpes de metrónomo en el compás, es decir, programaremos la caja de ritmos para que suene solamente en los tiempos 1 y 3 del compás.

De esta forma habremos conseguido recorrer la misma distancia con la mitad de ayuda. Ahora somos mas estables que antes cuando tocamos y además en tiempos muy lentos, lo cual es mucho más difícil .

REPITO: Es imprescindible no saltarnos ningún paso, de otro modo podrían llegar las frustraciones. Tocar a 40bpm con solo dos golpes de metrónomo no es difícil si hacemos todo el trabajo previo.

Todo este proceso nos llevará a ayudarnos del metrónomo cuando lo necesitemos, pero también a prescindir de él cuando no lo necesitemos y que esto nos afecte lo menos posible.

 En el próximo número continuaré explicando más técnicas para un mejor aprovechamiento del metrónomo y abordaré otros problemas típicos en relación con el tiempo interno. Para dudas o comentarios pueden escribir a Contacto

A continucación, el artículo tal y como se publicó en la revista MUSIC:LIFE

Pincha la imagen o este link para verla ampliada.

Car Rental Rates Cairns avis car rental coupons canada 2011